Profresional de la Salud
Inicie sesión para obtener información y servicios especiales

Causa 

¿Qué sucede en la hipertensión pulmonar (HAP)? 

La hipertensión pulmonar se produce cuando la presión arterial media en la arteria pulmonar aumenta por encima de 25 mmHg durante el reposo, calculada mediante cateterismo cardíaco derecho (CCD, presión normal: <20 mmHg).

La hipertensión pulmonar significa que hay un aumento de la presión en la circulación pulmonar debido al estrechamiento de los vasos sanguíneos en los pulmones. Esto ejerce una presión adicional sobre el corazón mientras intenta seguir bombeando una cantidad suficiente de sangre a través de los vasos sanguíneos estrechos de los pulmones. Estos vasos sanguíneos seguirán estrechándose y se volverán cada vez más inelásticos. Si las arterias (los vasos sanguíneos que salen del ventrículo derecho del corazón) se ven afectadas, el trastorno se denomina hipertensión arterial pulmonar.

A medida que avanza la enfermedad, la masa del músculo cardíaco derecho seguirá aumentando de tamaño hasta el punto que el corazón finalmente perderá la capacidad de bombear suficiente sangre a los pulmones. El suministro de oxígeno al cuerpo y al corazón se deteriorará aún más. Si la enfermedad no se trata, eventualmente provocará insuficiencia cardíaca.

Clasificación actual de hipertensión pulmonar 

Hay cuatro tipos de hipertensión pulmonar (HP). La hipertensión arterial pulmonar (HAP) es uno de los tipos y se puede dividir en:

  • Idiopática
  • Hereditaria
  • Formas asociadas
  • Inducida por fármacos y toxinas

Síntomas 

El síntoma principal de la enfermedad es la fatiga abrumadora y la dificultad para respirar en la medida en que puede ser necesaria la asistencia respiratoria.

Otros síntomas que pueden estar presentes incluyen:

  • Mareos
  • Fatiga
  • Hinchazón alrededor de los tobillos y los pies.
  • Desmayo
  • Sensación de opresión en el pecho

Diagnóstico 

Si se sospecha que un paciente tiene hipertensión pulmonar (debido a un rendimiento físico deficiente y dificultad para respirar), se le realizará un examen físico completo y se analizará su historial médico. Además del historial médico familiar, también es muy importante proporcionar detalles de cualquier prescripción previa de medicamentos y posible abuso de sustancias.

Otras posibles pruebas:

  • ECG (electrocardiograma)
  • Ecografía cardíaca: una ecocardiografía es un examen muy informativo y no causa estrés al paciente.
  • Rx Tórax (radiografía de tórax)
  • Pruebas de laboratorio como hemograma (hemograma), parámetros de coagulación, hallazgos hepáticos (diagnóstico), cualquier anticuerpo existente, prueba de VIH (si existe un perfil de riesgo apropiado)
  • Análisis de gases en sangre
  • Pruebas de función pulmonar
  • Tomografía computarizada de alta resolución (TCAR)
  • Exploración de ventilación / perfusión
  • Angiografía
  • Examen con cateterismo cardíaco

La vida cotidiana 

Después de que a un paciente se le diagnostica hipertensión arterial pulmonar, debe aprender a adaptarse a la nueva condición.

Debe evitarse la actividad física intensa, ya que los pulmones ya no pueden proporcionar al cuerpo los requisitos de oxígeno necesarios. Las dificultades respiratorias son una clara señal de que se debe interrumpir la actividad intensa. Sin embargo, es muy importante que el paciente haga ejercicio ligero y camine con regularidad para mantener la fuerza muscular y estimular la circulación.

La dieta del paciente debe ser rica en micronutrientes, fibra y vitaminas. Sin embargo, debe reducirse la ingesta de sal para cocinar.

El alcohol solo debe disfrutarse en pequeñas cantidades.

El peso corporal debe controlarse a intervalos regulares, preferiblemente siempre a la misma hora del día. Los aumentos repentinos de peso corporal pueden ser una señal de deterioro del corazón y los riñones.

Se debe evitar el tabaquismo tanto activo como pasivo.

Si una paciente desea tener un hijo, es de suma importancia que primero consulte a un especialista en HAP, dado el mayor riesgo causado por la HAP para las mujeres embarazadas y sus hijos por nacer.

Recomendaciones dietéticas para pacientes con hipertensión pulmonar 

Un diagnóstico de hipertensión pulmonar provoca un cambio en el estilo de vida de muchas personas. Muchos pacientes a menudo se preguntan qué deben comer. No existe una “dieta de alta presión pulmonar” especial, pero existen medidas nutricionales que pueden facilitar la vida diaria, especialmente cuando se trata de lidiar con la diarrea y la pérdida de apetito y peso.

¿Qué puede hacer si tiene diarrea?

La diarrea es cuando ocurren tres o más evacuaciones intestinales blandas o acuosas dentro de las 24 horas. La consistencia de las heces no tiene forma, lo que significa blanda o delgada. La diarrea persistente produce una pérdida significativa de líquidos y electrolitos. Para compensar estas pérdidas, se recomiendan las bebidas isotónicas (bebidas con electrolitos) porque el cuerpo puede absorber este líquido mejor que el agua pura o el té.

Beber es particularmente importante cuando se tiene diarrea y la cantidad recomendada es de al menos 1 a 1,5 litros por día.

Las bebidas a temperatura ambiente son óptimas y las bebidas carbonatadas causarán flatulencias.

Evite beber grandes cantidades a la vez, en su lugar beber con regularidad durante el día.

Tés adecuados:

  • ¡Deje siempre infundir los tés durante 10-15 minutos!
  • Té negro: dejar en infusión durante 10-15 minutos para que se disuelva el ácido tánico (que puede irritar el intestino)
  • Té verde
  • Té de manzanilla (antibacteriano)
  • Té de hojas de fresa o mora (contiene taninos, se puede obtener en una farmacia)
  • Té de hinojo o té mixto de anís, hinojo y semillas de alcaravea en partes iguales
  • Té elaborado con arándanos secos (disponible en farmacia): 8 cucharadas de arándanos secos + 35 g de glucosa + sal de punta de cuchillo + 1 litro de agua

 

Bebidas menos adecuadas:

Estas bebidas no son adecuadas para heces de baja viscosidad porque contienen muy poca azúcar y minerales:

  • Agua pura potable y mineral
  • Té sin azúcar
  • Bebidas ligeras como  Cola light/zero, etc.

Alimentos recomendados durante la fase de diarrea:

Cuando la digestión es intensa, los alimentos de fácil digestión son una opción mucho mejor. En esta fase, conviene abstenerse de una comida casera abundante, sobre todo si es rica en grasas y estimula las heces.

Las especias como la sal de hierbas, el perejil, el eneldo, la nuez moscada molida, la alcaravea y las verduras molidas (zanahorias, apio) y también la calabaza, el calabacín y el hinojo son generalmente bien tolerados.

Las pectinas apoyan la función intestinal.

Ayudan a eliminar los productos de descomposición nocivos del intestino y proporcionan alimento para la flora intestinal saludable. También aumentan la absorción de agua del intestino a la sangre.

Las pectinas se encuentran en la manzana con piel, plátano, zanahoria, arándanos (especialmente secos) y mermeladas.

Alimentos que ralentizan la función intestinal:

  • Productos de harina blanca (pan blanco, pan tostado, bizcochos, pan del día anterior, ...)
  • Patatas, en puré/machacadas (¡con agua o leche sin lactosa, sin mantequilla!)
  • Arroz blanco, pasta - cocida suave
  • Alimentos de textura espesa / caldos (arroz, avena, sémola)
  • Sopa de zanahoria, papilla de zanahoria - ¡cocinada durante mucho tiempo!
  • Verduras trituradas o al vapor (apio, espinaca, calabaza, calabacín, ensaladas, zanahorias)
  • Mousse o compota de arándanos
  • Plátano, manzana rallada (rallada muy finamente con la cáscara y definitivamente dejada a dorar). Además, con galletas trituradas, ¡este postre es delicioso!
  • Bizcocho
  • Carne de ave o ternera magra cocida, cerdo magro
  • Pescado magro al vapor (lucio-perca, platija/lenguado, bacalao)
  • Queso crema bajo en grasa, requesón, preferiblemente sin lactosa
  • Cacao, chocolate negro

COVID-19 y PAH 

Tener HAP no aumenta el riesgo de contraer el coronavirus, que también se conoce como COVID-19. Debido a que COVID-19 es un virus nuevo, no hay inmunidad en la sociedad, lo que significa que toda la población humana es propensa a la infección. Después de una infección por COVID-19, la gravedad de los síntomas puede variar de muy leve (o incluso sin ningún síntoma) a grave. Las personas mayores o que padecen enfermedades crónicas existentes, como enfermedades cardíacas o pulmonares o diabetes, pueden tener un mayor riesgo de padecer enfermedades graves. Por supuesto, los pacientes con HAP tienden a tener un mayor riesgo. Por lo tanto, se insta a los pacientes con HAP a que se queden en CASA. Los pacientes con HAP deben tener cuidado y tratar de evitar cualquier riesgo de infección. COVID-19 se transmite principalmente a través de gotitas respiratorias cuando las personas tosen o estornudan. Normalmente, los síntomas de COVID-19 comienzan de 2 a 14 días después de la exposición. Estos síntomas incluyen, entre otros, fiebre, cansancio, tos seca, falta de aire o dificultad para respirar.

Recomendaciones generales:

  • Cumplir y mantenerse al día con sus tratamientos habituales, según lo recomendado por su médico.
  • Concéntrese en una dieta saludable y manténgase bien hidratado de acuerdo con las indicaciones de su médico tratante.
  • Quédese en casa lo más lejos posible, evitando contactos innecesarios con otras personas.
  • No se recomienda que las personas sanas usen una mascarilla para protegerse de enfermedades respiratorias, incluido COVID-19. Sin embargo, es muy recomendable usar una mascarilla si está infectado para proteger a los demás.

¿Qué medidas preventivas generales deben tomar las personas?

Las siguientes medidas preventivas simples pueden ayudar a minimizar la propagación de COVID-19:

  • Lávese las manos con frecuencia y con jabón, enjabonándose tanto en la parte frontal como en el dorso de las manos y los dedos durante al menos 20 segundos, en particular después de estar en lugares públicos.
  • Si no hay jabón disponible, use un desinfectante para manos que contenga al menos un 60% de alcohol.
  • Asegúrese de que todos los que le rodean practiquen buenas técnicas de lavado de manos.
  • Evite el contacto cercano con cualquier persona que tenga síntomas respiratorios como tos, resfriados o infecciones continuas del pecho.
  • Quédese en casa si está enfermo o tiene el más mínimo síntoma de gripe.
  • Mantenga una distancia de al menos 1 metro con otras personas.
  • Use un pañuelo de papel para cubrirse la boca y la nariz si tose o estornuda y deséchelo inmediatamente después; alternativamente, puede estornudar en la manga o el codo.
  • Trate de evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos tanto como sea posible.
  • Evite los lugares donde es probable que haya un mayor riesgo de exposición, como multitudes, especialmente en áreas mal ventiladas.

¿Qué precauciones adicionales deben tomar los pacientes con hipertensión pulmonar?

Las personas con enfermedades respiratorias, como la hipertensión pulmonar, no parecen tener más riesgo de contraer COVID-19 que el público en general. Sin embargo, si contraen COVID-19, es más probable que sufran síntomas graves.

Los pacientes con enfermedades respiratorias deben, por lo tanto, tomar precauciones adicionales para minimizar el riesgo de infectarse con COVID-19. Además de las medidas preventivas generales enumeradas anteriormente, deben:

  • Asegúrese de que estén al día con las recetas repetidas de su medicación.
  • Abastecerse de los medicamentos y suministros necesarios que pueden durar algunas semanas
  • Evite las multitudes y los viajes no esenciales
  • ¡QUÉDATE EN CASA!
  • Aquellos pacientes con problemas respiratorios existentes solo deben usar mascarillas cuando sea necesario, ya que pueden dificultar la respiración.

Consejos para familiares y cuidadores

Los familiares y cuidadores de personas con enfermedades crónicas como hipertensión pulmonar deben tomar las precauciones adecuadas y tener un cuidado especial para evitar llevar COVID-19 a casa. Deben monitorizar constantemente a los pacientes y almacenar medicamentos y otros suministros necesarios que pueden durar varias semanas. Almacenar alimentos no perecederos adicionales puede ayudar a minimizar los viajes al supermercado. Las personas que muestran síntomas de COVID-19 o que han estado expuestas a COVID-19 (por ejemplo, haber estado en contacto físico con personas infectadas por COVID-19) deben dejar de visitar de inmediato a sus familiares / pacientes de HAP hasta que se complete el período de autoaislamiento.

¿Qué deben hacer las personas enfermas?

Si hay síntomas y se confirma un diagnóstico de COVID-19, los pacientes deben seguir estos pasos para prevenir la propagación de la infección:

  • Quédese en casa, preferiblemente en una habitación separada que no se comparta con otros, y aíslese, con la excepción de recibir atención médica.
  • Evite las áreas públicas y el transporte público.
  • Limite el contacto con mascotas y animales.
  • Evite compartir artículos personales.
  • Cubra la tos y los estornudos con pañuelos desechables y deséchelos adecuadamente.
  • Desinfecte las manos con regularidad.
  • Desinfecte superficies como teléfonos, teclados, inodoros y mesas.
  • Las personas deben llamar con anticipación antes de visitar el hospital para programar una cita. De esta manera, el hospital puede tomar las medidas necesarias para prevenir la propagación de la infección.
  • Los pacientes que han confirmado COVID-19 deben usar mascarillas cuando salgan.

¡Con el apoyo conjunto, saldremos de esta crisis!